Memorias de dolor infantil


La exposición de los niños a procedimientos médicos dolorosos es un hecho frecuente. Como frecuente es comprobar en la clínica el papel de la memoria en la predisposición a anticipar e incrementar las experiencias posteriores de dolor.

 

Los niños que han sufrido experiencias de dolor en relación con diferentes tipos de procedimientos médicos, graban en su memoria el procesamiento de dicho dolor, y en etapas posteriores de sus vidas accederán a dicha información para elaborar sus percepciones de dolor.

Aunque los ejemplos en la práctica clínica con niños son frecuentes, la evidencia científica al respecto no es abundante. En esta entrada os presento 2 artículos que considero representativos, al cubrir diferentes franjas de edad, procedimientos dolorosos clínicos y experimentales, y pertenecer a diferentes tipos de estudio.

El primer artículo es un estudio de Anna Taddio et al. 1995 acerca del dolor durante la vacunación en niños previamente circuncidados, una intervención que Howard & Weitzman 1994 previamente habían demostrado que genera un dolor intenso y persistente en niños recién nacidos. Porque la ciencia debe demostrar cosas como que una sección en el prepucio provoca dolor al bebé víctima del procedimiento, por supuesto.

Taddio comprobó un incremento de la respuesta conductual durante la vacunación rutinaria a los 4-6 meses de edad en niños que habían sido circuncidados al nacimiento sin anestesia. Los resultados sugieren que los infantes estructuran una memoria de una experiencia dolorosa anterior que puede modificar su respuesta a los estímulos dolorosos subsecuentes, probablemente como resultado de una sensibilización central.

El segundo artículo, “The influence of children’s pain memories on subsequent pain experience“, recientemente publicado, es un estudio en el que se aplicó experimentalmente un estímulo doloroso a 120 niños de entre 8 y 12 años, midiendo su valoración subjetiva, para posteriormente (a las 2 semanas) valorar mediante encuesta el recuerdo y expectativas de dolor. Al mes se volvió a aplicar el estímulo doloroso y la valoración por parte de los chavales.

Los resultados mostraron que el recuerdo, la memoria de la experiencia de dolor, era un factor de predicción de la subsiguiente valoración de dolor, incluso más fiable que la valoración inicial de la experiencia de dolor. Los niños con un recuerdo especialmente negativo de dolor, mostraron puntuaciones más altas de dolor en valoraciones posteriores, demostrando la influencia de las memorias de dolor en las expectativas y posteriores valoraciones de dolor en los niños.

Howard, C.R., Howard, F.M. & Weitzman, M.L. 1994, “Acetaminophen analgesia in neonatal circumcision: the effect on pain”, Pediatrics, vol. 93, no. 4, pp. 641-646.
 López C. “Cuentos analgésicos. Herramientas para una saludable percepción de dolor” Zérapi (2011).
Melanie Noel, Christine T. Chambers, Patrick J. McGrath, Raymond M. Klein, Sherry H. Stewart  “The influence of children’s pain memories on subsequent pain experience” Pain 1 August 2012 (volume 153 issue 8 Pages 1563-1572 DOI: 10.1016/j.pain.2012.02.020)
Taddio, A., Goldbach, M., Ipp, M., Stevens, B. & Koren, G. 1995, “Effect of neonatal circumcision on pain responses during vaccination in boys”, Lancet, vol. 345, no. 8945, pp. 291-292.
Taddio, A., Katz, J., Ilersich, A.L. & Koren, G. 1997, “Effect of neonatal circumcision on pain response during subsequent routine vaccination”, Lancet, vol. 349, no. 9052, pp. 599-603.

  1. Taddio comprobó un incremento de la respuesta conductual durante la vacunación rutinaria a los 4-6 meses de edad en niños que habían sido circuncidados al nacimiento sin anestesia. Los resultados sugieren que los infantes estructuran una memoria de una experiencia dolorosa anterior que puede modificar su respuesta a los estímulos dolorosos subsecuentes, probablemente como resultado de una “sensibilización central”.

    Hola,
    ¿Podrias explicar el significado de sensibilización central?
    ¿No es un poco prematuro mencionar este termino cuando hablamos de bebes?

    Saludos

  2. Hola, Manuel
    Realmente este blog, casi al completo, redunda alrededor del concepto de sensibilización central.
    Y no lo encuentro prematuro, ya que como estos y otros estudios demuestran, los mecanismos del dolor tal como los conocemos en el adulto, aparecen incluso en los bebés.
    Cierto es que el niño preverbal obliga a tomar mediciones aún mas indirectas de lo normal para medir algo tan subjetivo como el dolor (expresión facial, glucosa circulante, frecuencia cardíaca,…), y que el trasfondo cognitivo de tan joven criatura es limitado, pero en lo referente a la memorización de experiencias de dolor y su posterior rescate para generar y modificar nuevas percepciones de dolor (lo que necesariamente implica una sensibilización central), parece actualmente tener suficiente evidencia.

  3. ¿Por qué considerarlo sensibilización central o no quedarnos con el condicionamiento aversivo? Es muy frecuente que recién nacidos sometidos a curas o alguna intervención invasiva y dolorosa, lloren o se angustien siendo algo más mayorcitos, ante la visión de una bata blanca.

  4. Entiendo que detrás del mecanismo psicológico de condicionamiento aversivo, lo que hay es un mecanismo neurofisiológico de sensibilización central.
    El cerebro se encuentra hipervigilante, predispuesto, condicionado a responder de forma desproporcionada, prematura, a estímulos que normalmente no provocarían tal respuesta. En definitiva,… sensible.
    Pero como no soy psicólogo y esa aportación me resulta especialmente interesante (por desconocimiento por un lado, y curiosidad profesional por otro), agradecería mucho que la desarrollases y aclarases la atribución que das al mecanismo de condicionamiento aversivo.
    Gracias

  5. Tanto el modelo bioconductual como el de miedo-evitación contemplan el condicionamiento (clásico o aversivo) como mecanismos que nos llevan a (y vienen de) la sensibilización central.
    Hemos acabado en muchas conversaciones con psicólogos dándonos cuenta de que estábamos hablando de lo mismo…

  6. Por tu respuesta entiendo que en los bebes la sensibilidad central se produce exclusivamente por un proceso biologico innato de memorización de experiencias dolorosas, pero que a medida que vamos creciendo el trasfondo cognitivo-conductual probablemente toma la delantera.

  7. Perdona, Carlos, no te he leído hasta hoy.

    Mi planteamiento no era correcto. Ambos son fenómenos de sensibilización. Lo que me cuesta entender, precisamente por ser psicóloga, es el matiz que le dáis al tema de la sensibilización añadiendo el adjetivo de central. Para mi se tratan de principios de aprendizaje que rigen la conducta y que no son exclusivos del dolor.

    El término de sensibilización central me general confusión porque me parece redundante. No logro entender qué añade porque, para mi, el condicionamiento clásico es un fenómeno de aprendizaje asociativo que no requiere de sensibilización, es un mecanismo simple de aprendizaje y nada más.
    El fenómeno de sensibilización, para mi, es el aumento en la intensidad de la respuesta (el dolor) ante la presentación repetida de un estímulo y entra dentro de la lógica que se explique por a una cuestión de memoria/aprendizaje en una experiencia previa lo suficientemente relevante.
    La novedad de vuestro planteamiento y el gran avance, incluyendo el de Arturo Goicoechea, es aplicar los principios de aprendizaje asociativo al dolor.

    Creo que más que explicarme, he añadido más confusión. Como comenta Moisés, le demos el nombre que le demos, estamos hablando de lo mismo.

    Un saludo

  8. La etiqueta central intenta diferenciar de la sensibilización periférica, en la que los mecanismos implicados se relacionan con sucesos predominantemente en tejidos periféricos (inflamación,…), y no tanto con el procesamiento “desajustado” por parte del SNC.

  9. Gracias por la aclaración, Carlos. Por mi profesión, la distinción es irrelevante: se supone que si intervengo yo es por la central. Aunque entiendo perfectamente que como fisio sea necesario el matiz.

    Un saludo.

  10. Algo me dice que nuestras profesiones se van a acerca cada vez más en todo lo relativo al dolor; de hecho, no existe sensibilización periférica sin implicación central, el cerebro siempre es el que ultima, dando su opinión (más o menos acertada) acerca de la necesidad de protección.
    Un saludo.

  11. Lo razonable sería que todas las disciplinas que trabajan con personas se acercaran cada vez más. Lo que es un disparate es mantenernos cada uno en nuestra atalaya y considerar que es el otro el que se equivoca.

    Como dice nuestro común amigo Arturo Goicoechea: no sólo cerebro, siempre tejidos. No sólo tejidos, siempre cerebro.

    Un saludo.

  12. Me parece muy interesante el debate que habéis generado. Yo también creo que en temas de dolor va a haber un acercamiento muy importante a la psicología y viceversa.

    Ahora, barriendo para casa y hablando de tratamiento de niños y a raíz de unos comentarios sobre punción seca en el grupo de Neurorrehabilitación de FB:
    Primero pregunto: ¿creéis que un cerebro dañado de forma congénita o connatal tiene una memoria del dolor igual que el resto? Muchas veces nos encontramos con que la mamá de un niño de estas características te dice: nunca se queja (hablando de intervenciones dolorosas)

  13. Pingback: UNA DECISIÓN EQUIVOCADA. (consideraciones sobre el dolor) « MAGMASALUD

Los comentarios están cerrados.