Aprendiendo los dolores


Los procesos de aprendizaje y memoria son importantes para explicar el dolor. Podéis encontrar información al respecto de cómo se forma la memoria y el aprendizaje si pincháis aquí.

El mundo es un lugar peligroso y nuestro cerebro está muy preparado para percibir las amenazas, organizar las respuestas defensivas correspondientes y recordar las circunstancias relacionadas para anticipar nuevas amenazas en el futuro.

La amígdala es una zona importante en el aprendizaje del dolor puesto que tiene una gran carga afectiva, recibiendo inputs sensitivos sobre la duración, lugar y naturaleza de los estímulos biológicamente relevantes y outputs motores que regulan las respuestas somáticas y autonómicas correspondientes.

Ojo cuando levantes eso, que te vas a hacer daño como la otra vez.La potenciación a largo plazo en la amígdala explica la instauración de la memoria del dolor y, por tanto, de la respuesta condicionada. Así pues, la próxima vez que levantes una caja y sientas el famoso pinchazo en la espalda, piensa si te has lesionado, o se trata de una respuesta aprendida en ausencia de nocicepción.

El aprendizaje por condicionamiento es tiempo-dependiente (las campanadas deben ir seguidas de las longanizas para conseguir en el futuro que el perro salive cuando oiga las campanas), y contexto-dependiente (no es lo mismo levantar un objeto en una habitación oscura que en una bien iluminada). La extinción de la memoria por su parte, es contexto dependiente, lo que sugiere que mejorar las capacidades de ir en bicicleta no necesariamente es extrapolable a las de correr. Además, parece que la pérdida de la respuesta condicionada es debido a un aprendizaje inhibitorio de la misma (extinción), pero no de la supresión de la memoria correspondiente, por lo que ésta puede reaparecer en cualquier momento de manera espontánea o bien en presencia de otros estímulos asociados. Es como si enterrásemos la memoria del dolor bajo una capa cada vez más grande de tierra. El viento, sin embargo, puede llevarse esta tierra y dejar de nuevo la original en la superficie. Por tanto, las dos memorias, excitatoria e inhibidora, conviven en nuestra cabeza.

Maren. Building and burying fear memories in the brain. Neuroscientist (2005) vol. 11 (1) pp. 89-99

McNally y Westbrook. Predicting danger: the nature, consequences, and neural mechanisms of predictive fear learning. Learn Mem (2006) vol. 13 (3) pp. 245-53

Licencia Creative Commons
La memoria del dolor por Carlos Castaño Ortiz se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

  1. El aprendizaje por condicionamiento como bien explicas… la situación de tiempo y contexto, creo que los lugares más apropiados para que surjan son el trabajo, ya que en una jornada laboral se realizan multitud de gestos, que han podido anteriormente haber provocado lesión/dolor. Es una opinión personal!!

  2. Totalmente de acuerdo. Creo que aun nos queda mucho para entender la importancia del contexto. Tenemos ejemplos (muchos) delante de las narices a diario, y ni nos fijamos.

  3. Pero es muy injusto hacer entender a un paciente que “es normal que tenga dolor debido al trabajo que realiza”. Por mucho que haga ese gesto mil veces… Sus compañeros de trabajo seguramente hacen el mismo gesto y no perciben dolor.

    Yo creo que es como decir: “Es que me duele la rodilla, pero claro… fui a correr 10km”… La otra rodilla corrió igual y no duele.
    Los factores medioambientales tienen una gran importancia pero precisamente, creo que si se repiten constantemente el SN ya hace lo necesario para adaptarse a ellos y silenciarlos.

  4. Hola Fisiostyle,

    el contexto es muy importante en el dolor. El trabajo es un lugar en el que el contexto juega un papel muy importante, pero creo que no por los gestos diarios sino por otros aspectos: relaciones, motivación… ten en cuenta que en el mundo del deporte, por ejemplo, se realizan muchos gestos que podríamos pensar son inadecuados o repetitivos y sin embargo no nos provocan dolor, o afectan menos nuestra calidad de vida, puesto que la motivación en esta situación es otra.

    Las relaciones laborales con nuestros compañeros y superiores, el trabajo repetitivo y sobre el que tenemos poco control (cadenas de montaje, automatizadas) son factores de riesgo importantes para sufrir y aprender dolores.

  5. Si lo tenía en mente Arturo, pero es complicado socialmente, decirle a una persona que se gana la vida mediante ese trabajo que no le gusta y actualmente no puede salir de él porque la crisis aprieta, hay que seguir pagando facturas e hipoteca…. Que parte de su dolor, lo perpetua aquello que le hace seguir adelante con su vida.
    Hay gente con autenticas tragedias a nivel social, laboral y con dolor crónico!

  6. Gracias por la entrada, me parece un muy interesante abordaje en el tratamiento del dolor. El otro reto con el condicionamiento en el tratamiento del dolor es cómo hacerlo. Por otra parte el condicionamiento me suena a terapia conductual aplicada por los psicólogos; ¿sabremos otros profesionales del dolor aplicar la terapia correctamente? ¿Basta con explicarle al paciente que su trabajo ejerce unas presiones psicológicas sobre él, tales como salario, estrés, condiciones laborales, etc; que le provoca el dolor? Por mi parte pienso que tendré que aprender más sobre técnicas conductuales aplicadas al tratamiento del dolor. Ya me he encargado el Chronic Pain: An Integrated Biobehavioral Approach, para ir abriendo boca.

  7. Se adapta y los silencia, o, si tiene alguna lesión previa (y por movimientos repetitivos es muy típico), tu SN se encarga de asociar ese movimiento a un dolor concreto, de por vida, y luego a ver quien es el guapo que descontextualiza ese dolor si tiene que mantener la misma actividad. Poder se puede hacer, pero fácil, desde luego, no es. Y menos en el sistema laboral español.

    Lo que no entiendo, y me gustaría que explicaras, Astherah, es lo de “injusto”. Entre otras cosas porque no es que le digamos al paciente que es normal que tenga dolor. Le decimos que ese dolor, que es igual que cuando se quedó enganchado por primera vez, no se debe a una nueva lesión o un empeoramiento de la anterior, sino a una adaptación del SN que intenta evitar antiguos mecanismos de lesión (y uno de los mecanismos por el que el SN reconoce ese mecanismo es el context; ese mismo movimiento fuera del trabajo no duele igual, o directamente no duele).

  8. Pero el simple hecho de informarle al paciente que su dolor no se debe a un porblema estructural si no a una adpatación del SN, puede hacer que el paciente comprenda su dolor y no se sienta atemorizado porque antes pensaba que algo tenía mal a nivel muscular, discal o lo que pensase.

    Evidentemente no vas a cambiar su vida pero puede que solo con explicarle esto al paciente puede que en un futuro sea él quien empieza a manejar el dolor, y no el dolor el que sigue manejando al paciente, y quien sabe si algun dia desahacerse de el.

    saludos

  9. Ostras, no entiendo porqué no me manda por email o no me avisa de cuando hay entradas nuevas en los post que participo (y eso que activo las casillas que están hechas expresamente para esta finalidad cada vez que mando un comentario).
    Siento la tardanza en contestar… no es que me haya desentendido del tema, pero pensaba que me dejabais por imposible🙂

    Debo decir que tu aclaración Carlos, me ha acabado de aclarar el tema. Supongo que al leer el texto pensaba que “hipotecabais” al paciente a sentir dolor “por el trabajo que realizaba”.
    Pero aún así, creo que es muy difícil poder diferenciar entre cuando el dolor realmente es por empeoramiento o repetición de la “lesión” (por decir algo), o bien por un efecto del contexto, por mucho que fuera del trabajo no duela igual o directamente no duela.
    A lo mejor el contexto ambiental es importante pero no por el hecho que el SN intente evitar antiguos mecanismos lesivos, sinó por la activación del eje de estrés que altera el patrón respiratorio y con ello la oxigenación tisular, conllevando a procesos de anaerobiosis metabólica y toda la cascada inflamatoria por isquemia con el patrón de estimulación nerviosa propioceptiva de defensa… (también por poner un simple ejemplo)…

    No sé si me he hecho entender…
    Un abrazo

  10. Hola Astherah,

    en cuanto al problema de que no entren los correos, sólo puedo decirte que intentaremos solucionarlo, pero no podemos prometer nada de momento.

    Por otra parte, es evidente que el contexto es importante aunque no exclusivo en la percepción del dolor. Lo básico es reconocer la importancia que cada uno de los factores juega en la percepción dolorosa del paciente. Por poner un ejemplo: una fractura de tibia va a producir nocicepción, pero también cambios en el sistema nervioso periférico y central. En una situación aguda, evidentemente predominará la nocicepción y deberá respetarse el proceso de curación, aunque haya que vigilar los procesos centrales. El tratamiento del contexto será necesario cuando sea predominante en la percepción del paciente, igual que la nocicepción lo es en la fase aguda de la lesión.

    Saludos

Los comentarios están cerrados.