Reflexiones tras el congreso.


A dos semanas de haber celebrado el  II Congreso Internacional en Fisioterapia y Dolor de la SEFID, es momento de valorar qué ha supuesto para nosotros como sociedad y las repercusiones que puede tener en el mundo de los que tratan al paciente con dolor.

Una primera conclusión es que el “gigante dormido en el mundo del dolor” se ha despertado.

Podemos afirmar que nuestro congreso ha sido un éxito por el número de participantes (más de 450) y por el número de seguidores de todo el mundo (el blog no para de crecer en visitas y se siguen retuiteando mensajes con el hashtag #sefid12). Además estamos recibiendo solicitudes de colaboración de diversas partes del mundo, cosa que nos sorprende pero nos anima enormemente.

Pero sobretodo ha sido un éxito por la calidad de los ponentes que hemos reunido (algunos de los cuales ya han escrito, o lo harán próximamente, en edupain) qué han sabido mostrar que es posible un cambio de paradigma en el tratamiento con dolor. Es el momento de una “nueva fisioterapia” como tanta veces he comentado.

Me parece importante contar, a la gente que hace poco que nos conoce ¿Qué nos ha llevado a organizar este congreso? ¿Por qué creamos la SEFID? Sencillamente porque hemos descubierto que los modelos que utilizábamos para abordar el dolor eran obsoletos, ineficaces

Fue nuestra convicción de que era urgente un cambio en el modelo de atención del paciente con dolor, lo que nos impulsó a constituir la Sociedad Española de Fisioterapia y Dolor

Porque el dolor nos interesa y nos preocupa,  o al menos debería preocuparnos. Las cifras son abrumadoras. En los países occidentales los gastos derivados del dolor superan conjuntamente los del cáncer, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Es tal la magnitud del problema del dolor crónico que suscita necesariamente la pregunta: ¿A qué se debe? ¿Qué estamos haciendo mal?

Desde nuestra perspectiva el fracaso en el tratamiento del dolor no tiene que ver con su terapéutica sino con la escasa o inadecuada comprensión de lo que es esencialmente el dolor.

Como aparece en nuestros estatutos “la SEFID es una sociedad científica de carácter multidisciplinar con la intención de promocionar los avances en la investigación y estudio del dolor, y conseguir que estos nuevos conocimientos repercutan en una mejor atención del paciente”. El programa de este congreso ha querido presentar algunas de esas ideas que nos mueven, y creo que se ha conseguido.

Es de suma importancia compartir y aproximar conocimientos de todos aquellos profesionales de la salud que tratan al paciente con dolor. Es necesario que nos conozcamos, que sepamos qué podemos ofrecer cada uno de nosotros. Es por esto que en este congreso hemos invitado a anestesistas que trabajan en unidades del dolor, a neurólogos, psicólogos y fisioterapeutas, de este país y del extranjero: es vital conocer lo que se está haciendo en otros países. La experiencia de Ian Wilson o Paul Watson en este campo son grandes ejemplos.

También es importante que todos los que trabajan en el mundo del dolor asuman en su práctica clínica una nueva concepción del dolor. No podemos seguir relacionando dolor, nocicepción y daño como hasta ahora.  Por eso desde la SEFID queremos liderar un cambio en el mundo del dolor.

Es básico que el resto de profesionales de la salud que atienden a pacientes con dolor conozca lo que puede ofrecer esta nueva fisioterapia. Una fisioterapia que debe incorporar la práctica basada en la evidencia, el paradigma biopsicosocial, nuevos modelos de práctica clínica y nuevos paradigmas del dolor.

En nuestro ámbito profesional el dolor se sigue considerando desde una perspectiva “patoanatómica”, en la que ese dolor no es más que la traducción directa de una lesión de los tejidos. Eso ha llevado a que nuestra profesión aborde el dolor con una visión excesivamente mecanicista. Actualmente, tanto la formación de grado como de postgrado, está excesivamente orientada al aprendizaje de técnicas. Sin embargo, en el manejo del dolor es imprescindible que el fisioterapeuta intervenga como un clínico y no como un mero ejecutor de técnicas. Para ello, es necesario disponer de una base sólida de conocimientos actualizados, siendo imprescindible profundizar en la neurofisiología del dolor. Por tanto, en el abordaje del dolor crónico es imprescindible la transición de un modelo patoanatómico, centrado en los tejidos, a un modelo neurobiológico y biopsicosocial.

Desde principios de la década de los 90 algunos grupos de fisioterapeutas de todo el mundo comenzaron a interesarse en la investigación en el dolor. Esto comenzó a originar cambios significativos en el tratamiento de los pacientes con dolor crónico. Los fisioterapeutas ya no aceptaban el papel de aplicadores pasivos de tratamiento sino que participaban activamente en la investigación y publicación sobre el dolor y en la verificación de los límites de la posibilidades del tratamiento fisioterápico .

La “nueva fisioterapia” en el dolor crónico tiene como objetivos el tratamiento de la sensibilización central, así como el manejo de aquellos aspectos que perpetúan las conductas de dolor y discapacidad. Debemos intervenir en aspectos como las cogniciones y actitudes del paciente frente al dolor, las conductas de miedo-evitación, instaurar un programa que favorezca el reacondicionamiento físico y normalizar las respuestas corticales que consigan “resetear” el SNC y permitan, a su vez, un manejo independiente del dolor por parte del paciente.

En nuestro congreso se ha mostrado la emergencia de un auténtico movimiento neuropedagógico, en el que muchos de los ponentes de nuestro congreso están implicados.

Así que quiero agradeceros a todos, ponentes, público (presente en Alcalá o siguiéndonos desde sus casas vía Twitter) vuestro interés y el apoyo que nos estáis dando. Esa es la mejor motivación para seguir adelante.

Rafael Torres Cueco.

Presidente de SEFID.

 

Nota del editor: si queréis hablar con Rafael de este u otros temas, estará próximamente en Barcelona en el curso de Dolor Neuropático.

  1. Rafael, felicidades por el Congreso. Yo acudí acompañado, entre otros, de un médico rehabilitador. Es muy probable que fuera el único de toda la sala. Una pena.
    Algunos trabajamos en hospitales públicos y con buena relación con nuestros médicos rehabilitadores. Te aseguro que nunca me han considerado un mero ejecutor de técnicas. De hecho, el éxito del trabajo depende del grupo. La información que transmitimos a los pacientes no puede ser contradictoria y todos tenemos que “creer” en los tratamientos que se prescriben y que se aplican. ¿Puede la SEFID tender puentes hacia los rehabilitadores? ¿Qué te parece una ponencia de un médico rehabilitador competente en el próximo congreso? Mejor si remamos todos en la misma dirección para consiguir un verdadero “cambio en el mundo del dolor”

  2. El congreso fué fabuloso, el seguimiento en twitter muy guay pero…

    Hay varias cosas que también habría que valorar.
    Hace falta financiación y se recurre a un Stand de Tecarterapia. Después decimos de los congresos médicos financiados por farmaceúticas.

    ¿Qué pitaban esas comunicaciones sobre aromaterapia y fitoterapia?
    ¿Corteza de sauce para el dolor?: ¿No es eso volver al siglo XIX antes del descubrimiento de la Aspirina.

    Hay cosas por pulir aún. ¿Se va a dejar paso a comunicaciones sobre homotoxicología, acupuntura, osteopatía craneal y cosas así en un congreso como SEFID.

    No todo son aplausos, hay que mejorar aún.

  3. Por supuesto que hay cosas por pulir.
    Entre ellas las que citas y muchas más. Ya hemos tomado nota de estos aspectos para intentar evitarlos. Sin embargo, organizar un congreso supone mucho trabajo y esfuerzo, y asumir riesgos.
    Estoy seguro que no se va a dar paso al tipo de ponencias o comunicaciones que indicas.

  4. No soy de la sefid, pero esas técnicas que dices no tienen evidencia científica que las respalden, es más hay publicaciones que las tumban y por lo tanto no pueden estar en un congreso internacional.

  5. Yo también quiero felicitar a todo el equipo por la organización del Congreso, ya que, un evento de tal magnitud supone un gran esfuerzo, y no siempre es fácil encontrar financiación y soporte.
    Para mí este Congreso supone un nuevo camino en el abordaje de mis pacientes con dolor crónico. Y no lo veo fácil. Trabajo en una modesta clínica privada sin ningún equipo multidisciplinar, y con mucha formación y práctica “hands on”, pero con poca “hands off”. Supongo que toca ponerse manos a la obra y empezar los cambios cognitivo-conductuales por mi propia fisioterapia (siempre reflexionando, como dice Carlos) .

    En próximos Congresos no estaría mal que otros compañeros fisioterapeutas nos expusiesen sus formas de trabajar la imaginación motora, el entrenamiento sensorial y la estimulación del cuerpo virtual.

  6. Hola Irene,
    en nuestra proximas jornadas de Dolor Neuropático que celebraremos en Barcelona el 2 y 3 de marzo se mostraran distintas aproximaciones para poder manejar cuadros de dolor complejo. Entre ellas técnicas de desensibilización y reeducación sensorial, ejercicios de reentrenamiento del cuerpo virtual como restrecturación de la lateralidad, imaginación motora y terapia en espejo.
    Si esta nuevas estrategias te interesan estas jornadas pueden ser una buena introducción
    Un Saludo

  7. Me alegro muchísimo de los buenos resultados que estáis obteniendo. Espero que esta corriente se extienda y que todos los que tratan a gente que dolor la conozcan y tengan el valor de aplicarla. Para a mi ha sido la puerta de escape a años de sufrimiento y me siento agradecida de probar en mis propias carnes los beneficios que aporta. Muchas gracias por orientarme en el camino.

  8. Hola

    Crear una plataforma de formación on-line seria muy necesario
    Los congresos estan muy bien, pero no es suficiente si queremos formarnos correctamente.
    Crear comisiones de formación segun la relidad de la sanidad española (mutuas, at. primaria, at. especializada, etc) seria una buena idea

    Saludos

  9. Ya llevamos tiempo pensando en una formación de la propia SEFID que avalará que sus socios poseen los conocimientos y estrategias necesarias para tratar a pacientes con dolor. Pero esto es algo complejo y desde la SEFID no queremos ‘imponer’ una formación específica a los socios. Dentro de nuestra sociedad existen distintas sensibilidades que debemos respetar.
    Lo que si hacemos y seguiremos haciendo es organizar formación en temas concretos. En este sentido hemos organizado las Master-Classes en Dolor neuropático para mostrar las actualizaciones en la fisiopatología de este tipo de dolor y donde se mostrarán distintas estrategias prácticas de evaluación y tratamiento como desensibilización, reentrenamiento sensorial y entrenamiento del cuerpo virtual. Si queremos ser profesionales rentables para la sociedad debemos tener una formación actualizada.
    Un saludo

  10. Hola

    El crear un curso on-line, por ejemplo, sobre avances de la neurobiologia del dolor, no va herir la sensibilidad de ningun fisioterapeuta. Es una locura tener que desplazarse por toda España para formarnos teniendo internet.
    Por ejemplo en la pagina web http://www.change-pain.org .Podemos encontrar dos cursos totalmente gratuitos que tratan sobre el dolor, uno de ellos incluso esta acreditado.
    Despues de oir a la Dra. Herta Flor via Skype, y en esta epoca de crisis. Me planteo incluso si es posible organizar congresos via internet.
    El dar a conocer a los fisioterapeutas los nuevos avances que se han producido en el conocimiento del dolor no es imponer nada.
    Vamos chicos! porque avanzar a paso de tortuga cuando tenemos una herramienta pedagogicamente hablando muy rapida y potente, como es internet, y que puede llegar a más gente que un congreso en Barcelona, Madrid, etc

    Un saludo

  11. Yo estoy también de acuerdo (espero que no me echen a la pira) con tender puentes hacia los médicos rehabilitadores, quizás sea interesante hacer charlas o algo en los servicios de rehabilitación, o crear cursos para ellos, y crear grupos de neuropedagogía del dolor igual que los de escuela espalda, por fisios especializados), se podría trabajar en coordinación con las Unidades ed Dolor desde rehabilitación, y para eso por supuesto, hay que convencer al Rehabilitador de que podemos ofrecer algo…

  12. Hola Manuel,

    este era una de las ideas que inicialmente teníamos en mente en la SEFID. La desechamos al poner en marcha este blog. Sin embargo, ante la demanda volveremos a estudiar la posibilidad de hacerlo.

Los comentarios están cerrados.