Negligencia y dolor neuropático.

En pacientes con síndrome de dolor regional complejo (SDRC) se producen cambios significativos en las representaciones cognitivas de orden superior. Los pacientes con SDRC desarrollan un síndrome de negligencia, de forma que su extremidad afectada se percibe extraña (negligencia cognitiva) y requiere una atención mental y visual para poder mover el miembro (negligencia motora) (1) (2). En un estudio realizado por Galer y Jensen (1) en 242 pacientes con SDRC un 84% de los mismos mostraba algún síntoma de negligencia y un 47% de ellos mostraban tanto negligencia cognitiva como motora. Lewis et al.(2) llevaron a cabo una investigación cualitativa observando que los pacientes con SDRC muestran una negligencia cognitiva: experimentan una distorsión de la imagen mental de su miembro, perciben su extremidad como extraña, como si no perteneciera a su cuerpo y tienen dificultades para reconocer su posición espacial. Los pacientes expresan sentimientos de hostilidad hacia el miembro y en algunos casos desean que se les ampute. Moseley (3) también ha demostrado como los pacientes con SDRC tienen dificultades para reconocer la lateralidad de una imagen cuando corresponde con aquella donde perciben el dolor. Los síntomas de negligencia agravan la discapacidad que sufren los pacientes con SDRC.

La negligencia se ha considerado clásicamente como una respuesta de protección del miembro doloroso dirigida a evitar el dolor asociado con el movimiento o el tacto. Sin embargo, parece que esta negligencia es más bien la consecuencia de alteraciones en la representación cortical del miembro.

Se han realizado distintos estudios con la intención de confirmar que los cambios en la representación no son sólo la consecuencia sino también la causa de la alteraciones perceptivas. En sujetos con SDRC el dolor y el edema del miembro aumentan si contemplan una imagen magnificada del miembro (4).

La investigación de esta última década basada en estudios clínicos y en estudios de neuroimagen funcional ha conducido a una profunda revisión en cuanto a la relación entre cambios periféricos y centrales en el SDRC así como en otras entidades de dolor crónico. Ciertamente la información nociceptiva es capaz de conducir a cambios neuroplásticos centrales con la consecuente alteración de la percepción del miembro.

Pero las alteraciones en la representación cortical no son exclusivamente la consecuencia sino también la causa de los signos y síntomas que experimenta el sujeto con SDRC. Las alteraciones en la representación son capaces, por si mismas, de inducir dolor, alteraciones sensitivas, cambios vasomotores, distonía así como fenómenos de negligencia con respecto al miembro afecto.

Bibliografía:

  1. Galer BS, Jensen M. Neglect-like symptoms in complex regional pain syndrome: results of a self-administered survey. J Pain Symptom Manage 1999;18(3):213-7.
  2. Lewis JS, Kersten P, McCabe CS, McPherson KM, Blake DR. Body perception disturbance: a contribution to pain in complex regional pain syndrome (CRPS). Pain 2007;133(1-3):111-9.
  3. Moseley GL. Why do people with complex regional pain syndrome take longer to recognize their affected hand? Neurology 2004;62(12):2182-6.
  4. Moseley GL, Parsons TJ, Spence C. Visual distortion of a limb modulates the pain and swelling evoked bymovement. Curr Biol 2008;18(22):R1047-8.

Este texto pertenece a la revisión de Rafael Torres publicada en e-News for Somatosensory Rehabilitation. De esto y de más cosas se hablará la semana que viene en el curso de dolor neuropático que organiza SEFID en Barcelona.

Fotografía: Rafael Torres.

Licencia Creative Commons
Negligencia y dolor neuropático por Carlos Castaño Ortiz se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

¿Sirve el cura-sana en el dolor neuropático?

A estas alturas supongo que todos conocemos el típico “cura-sana cura-sana, si no cura hoy, curará mañana” que se le canta a los pequeños de la casa después de cualquier golpe, mientras se le toca suavemente la zona. La idea ahora es si el mismo cura-sana podría ser útil para pacientes con dolor neuropático (si me permiten la broma).

El equipo de Sarah Love-Jones hizo un estudio en el que se valoraba el área de alodinia al tacto en pacientes con dolor neuropático antes y después de estimular dicha zona con una torunda de algodón, que movieron por la piel del paciente 10 veces en un período de un minuto. Encontraron que el área de alodinia disminuyó más de un 30% en la mitad de los pacientes. Además, la mayor disminución se produjo a los 20 minutos, persistía después de una hora y aún aparecía al día siguiente.

Curiosamente, este mismo equipo encontró justo lo contrario en otro estudio, en el que se estimuló la piel del paciente con capsaicina. Parece que la diferencia estriba, como muchos habréis adivinado, en la activación de las fibras A Beta en un caso, y C en el otro. Por tanto, sí, podéis estimular suavemente la piel del paciente, pero tened en cuenta que debe ser suavemente si no queréis aumentar la zona dolorosa.

Pero ¿Qué mecanismos producen estos efectos? Por un lado, el mecanismo de la puerta de entrada no explica estos resultados puesto que existe una latencia entre la estimulación y el efecto conseguido, y además es bastante duradero. Por otro, parece que no se activan los mecanismos difusos inhibitorios (DNIC) puesto que no encontraron cambios en el umbral del dolor al calor a distancia. La explicación más razonable es la inhibición segmentaria a nivel medular que limita el campo receptivo y explicaría la disminución del área de alodinia al tiempo que el mantenimiento de la intensidad del dolor en el centro de la misma.

¿Qué aplicación clínica podemos darle a estos resultados? ¿Podría, como dice la autora, servirnos para reconocer los pacientes que podrían beneficiarse de un programa de desensibilización gradual? Esperamos vuestras opiniones.

1. Love-Jones SJ, Besson M, Steeds CE, Brook P, Chizh BA, Pickering AE. Homotopic stimulation can reduce the area of allodynia in patients with neuropathic pain. Eur J Pain. 2009 Oct 1;13(9):942-8.

2. Besson M, Brook P, Chizh BA, Pickering AE. Tactile allodynia in patients with postherpetic neuralgia: lack of change in skin blood flow upon dynamic stimulation. Pain. 2005 Sep 1;117(1-2):154-61.

Licencia Creative Commons
Alodinia y cactus por Carlos Castaño Ortiz se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

DOLOR CRÓNICO Y SISTEMA INMUNE ¿AMIGOS O ENEMIGOS?

Hoy queremos compartir un texto de Carlos Goicoechea García, del Departamento de Farmacología y Nutrición  de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, en concreto, unas palabras sobre su ponencia en el congreso de Alcalá (nota del editor: que sin importar a quien preguntes, consiguió enganchar a pesar de lo denso del tema, a toda la audiencia).

Atentos porque hay una buena cantidad de conceptos importantes y referencias en muy pocas líneas:

Desde que, probablemente, Louis Pasteur reinventara la palabra “inmune” partiendo del latín “in munio” (“fortaleza, refuerzo interno” -es una traducción libre y personal-), siempre se ha considerado al sistema inmune como al ángel de la guarda de nuestro organismo, al “poli bueno” de la película, que nos protege de las infecciones, de las agresiones externas, que nos defiende la enfermedad y el sufrimiento. Y sin embargo, el sistema inmune no sólo es el responsable de la respuesta inflamatoria clásica (Calor, rubor, dolor y tumor) que ya supone, cuando menos, malestar y sufrimiento en la persona que sufre dolor inflamatorio, sino que su papel en el establecimiento del dolor crónico y en el neuropático es mucho mayor de lo que se pensaba hace sólo unos años.

Efectivamente, es bien sabido que, en situaciones agudas, en la periferia, la inflamación mediada por la activación del sistema inmune provoca proliferación celular, extravasación, edema, liberación de sustancias proinflamatorias… Y dolor.

Pero en los últimos años, el estudio de la fisiopatología del dolor nos ha permitido además entender el importante papel que juega en la cronificación del dolor tanto en el Sistema Nervioso Periférico (1) como Central (2).

En la periferia, la presencia de una señal inflamatoria puede provocar cambios adaptativos que favorecen la cronificación. Las células del sistema inmune periférico, (células de Schwann, mastocitos, neutrófilos,  macrófagos o linfocitos T) liberan gran cantidad de sustancias (TNF-α, IL-1β, IL-6, CCL2, histamina, PGE2 o NGF) que favorecen la actividad axonal y pueden ser transportadas retrógradamente al cuerpo celular, localizado en el ganglio donde pueden alterar la expresión génica y facilitarla síntesis de nuevas proteínas (1).

Pero además, más recientemente la evidencia científica nos ha permitido conocer la implicación del sistema inmune en el Sistema Nervioso Central.

Concretamente, son las células gliales las que se han revelado como fundamentales en el establecimiento de los procesos de sensibilización central que subyacen al fenómeno del dolor (2).

Aunque, inicialmente, se pensó que se trataba de una relación neurona-microglía (3), en la actualidad se asume que otras células inmunes del SNC como la astroglía (4) y las células satélite (5) también participan en la cronificación del dolor. Las neuronas del asta dorsal de la médula establecen comunicación con las células gliales mediante la liberación de quimosinas (6), lo que facilita la liberación de sustancias proinflamatorias desde la glía, aumentando los procesos redundantes que, a nivel espinal, favorecen el establecimiento del dolor crónico y neuropático.

Por ello se empieza a proponer el uso de fármacos inhibidores del sistema inmune como alternativa eficaz para el tratamiento del dolor crónico (7,8,9). Y, en este sentido, cabe señalar el uso de fármacos ya empleados en otras patologías inflamatorias, como los antagonistas del TNF-α, y la búsqueda de nuevas dianas como el bloqueo de los receptores TLR4 (10).

Sin embargo, y aun más recientemente, parece que el propio sistema inmune dispone de herramientas para intentar frenar la inflamación y el dolor. Y existen evidencias que demuestras que las células microgliales vuelven a estar implicadas en este proceso de protección (11) y, además, recientemente se ha descrito la importancia de otras sustancias como las resolvinas (12). No sólo se ha profundizado en el conocimiento de estos sistemas sino que ya se dispone, en el caso de las resolvinas, de análogos que mimetizan la acción de estos antiinflamatorios endógenos (13,14).

Por todo ello, para bien o para mal, el sistema inmune sigue estando en el centro del huracán del dolor. Quién sabe. Tal vez, dentro de poco, ya sea bloqueando su cara más amarga o potenciando su cara más sonriente, podamos romper esa fortaleza de la que hablaba Pasteur…

Carlos Goicoechea García es Licenciado en Ciencias Biológicas y Doctor en Farmacología por la Universidad Complutense de Madrid. Es autor de 30 artículos en revistas internacionales indexadas, 7 en revistas nacionales no indexadas y de 18 capítulos de libros y manuales, y miembro de la SEFID.

Referencias:

1.Thacker MA, Clark AK, Marchand F, McMahon SB. Pathophysiology of peripheral neuropathic pain: immune cells and molecules. Anesth Analg. 2007; 105(3):838-47.

2.Watkins LR, Milligan ED, Maier SF. Glial activation: a driving force for pathological pain. Trends Neurosci. 2001;24(8):450-5

3.Tsuda M, Inoue K, Salter MW. Neuropathic pain and spinal microglia: a big problem from molecules in “small” glia. Trends Neurosci. 2005; 28(2):101-107.

4.Mika J, Osikowicz M, Rojewska E, Korostynski M, Wawrzczak-Bargiela A, Przewlocki R, Przewlocka B. Differential activation of spinal microglial and astroglial cells in a mouse model of peripheral neuropathic pain.  Eur J Pharmacol. 2009;623(1-3):65-72.

5.Liu FY, Sun YN, Wang FT, Li Q, Su L, Zhao ZF, Meng XL, Zhao H, Wu X, Sun Q, Xing GG, Wan Y. Activation of satellite glial cells in lumbar dorsal root ganglia contributes to neuropathic pain after spinal nerve ligation. Brain Res. 2012; 1427:65-77.

6.Gao YJ, Ji RR. Chemokines, neuronal-glial interactions, and central processing of neuropathic pain. Pharmacol Ther. 2010; 126(1):56-68.

7.Guasti L, Richardson D, Jhaveri M, Eldeeb K, Barrett D, Elphick MR, Alexander SP, Kendall D, Michael GJ, Chapman V. Minocycline treatment inhibits microglial activation and alters spinal levels of endocannabinoids in a rat model of neuropathic pain. Mol Pain. 2009;5:35.

8.Nakagawa T, Kaneko S. Spinal astrocytes as therapeutic targets for pathological pain. J Pharmacol Sci. 2010;114(4):347-53.

9.Jasmin L, Vit JP, Bhargava A, Ohara PT Can satellite glial cells be therapeutic targets for pain control?  Neuron Glia Biol. 2010;6(1):63-71.

10.Peri F, Piazza M, Calabrese V, Damore G, Cighetti R. Exploring the LPS/TLR4 signal pathway with small molecules. Biochem Soc Trans. 2010;38(5):1390-5.

11.Milligan ED, Watkins LR. Pathological and protective roles of glia in chronic pain. Nat Rev Neurosci. 2009;10(1):23-36.

12.Xu ZZ, Zhang L, Liu T, Park JY, Berta T, Yang R, Serhan CN, Ji RR. Resolvins RvE1 and RvD1 attenuate inflammatory pain via central and peripheral actions.  Nat Med. 2010;16(5):592-7.

13.Lima-Garcia JF, Dutra RC, da Silva K, Motta EM, Campos MM, Calixto JB. The precursor of resolvin D series and aspirin-triggered resolvin D1 display anti-hyperalgesic properties in adjuvant-induced arthritis in rats. Br J Pharmacol. 2011;164(2):278-93.

14.Oh SF, Pillai PS, Recchiuti A, Yang R, Serhan CN. Pro-resolving actions and stereoselective biosynthesis of 18S E-series resolvins in human leukocytes and murine inflammation. J Clin Invest. 2011;121(2):569-81.

Reflexiones tras el congreso.

A dos semanas de haber celebrado el  II Congreso Internacional en Fisioterapia y Dolor de la SEFID, es momento de valorar qué ha supuesto para nosotros como sociedad y las repercusiones que puede tener en el mundo de los que tratan al paciente con dolor.

Una primera conclusión es que el “gigante dormido en el mundo del dolor” se ha despertado.

Podemos afirmar que nuestro congreso ha sido un éxito por el número de participantes (más de 450) y por el número de seguidores de todo el mundo (el blog no para de crecer en visitas y se siguen retuiteando mensajes con el hashtag #sefid12). Además estamos recibiendo solicitudes de colaboración de diversas partes del mundo, cosa que nos sorprende pero nos anima enormemente.

Pero sobretodo ha sido un éxito por la calidad de los ponentes que hemos reunido (algunos de los cuales ya han escrito, o lo harán próximamente, en edupain) qué han sabido mostrar que es posible un cambio de paradigma en el tratamiento con dolor. Es el momento de una “nueva fisioterapia” como tanta veces he comentado.

Me parece importante contar, a la gente que hace poco que nos conoce ¿Qué nos ha llevado a organizar este congreso? ¿Por qué creamos la SEFID? Sencillamente porque hemos descubierto que los modelos que utilizábamos para abordar el dolor eran obsoletos, ineficaces

Fue nuestra convicción de que era urgente un cambio en el modelo de atención del paciente con dolor, lo que nos impulsó a constituir la Sociedad Española de Fisioterapia y Dolor

Porque el dolor nos interesa y nos preocupa,  o al menos debería preocuparnos. Las cifras son abrumadoras. En los países occidentales los gastos derivados del dolor superan conjuntamente los del cáncer, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Es tal la magnitud del problema del dolor crónico que suscita necesariamente la pregunta: ¿A qué se debe? ¿Qué estamos haciendo mal?

Desde nuestra perspectiva el fracaso en el tratamiento del dolor no tiene que ver con su terapéutica sino con la escasa o inadecuada comprensión de lo que es esencialmente el dolor.

Como aparece en nuestros estatutos “la SEFID es una sociedad científica de carácter multidisciplinar con la intención de promocionar los avances en la investigación y estudio del dolor, y conseguir que estos nuevos conocimientos repercutan en una mejor atención del paciente”. El programa de este congreso ha querido presentar algunas de esas ideas que nos mueven, y creo que se ha conseguido.

Es de suma importancia compartir y aproximar conocimientos de todos aquellos profesionales de la salud que tratan al paciente con dolor. Es necesario que nos conozcamos, que sepamos qué podemos ofrecer cada uno de nosotros. Es por esto que en este congreso hemos invitado a anestesistas que trabajan en unidades del dolor, a neurólogos, psicólogos y fisioterapeutas, de este país y del extranjero: es vital conocer lo que se está haciendo en otros países. La experiencia de Ian Wilson o Paul Watson en este campo son grandes ejemplos.

También es importante que todos los que trabajan en el mundo del dolor asuman en su práctica clínica una nueva concepción del dolor. No podemos seguir relacionando dolor, nocicepción y daño como hasta ahora.  Por eso desde la SEFID queremos liderar un cambio en el mundo del dolor.

Es básico que el resto de profesionales de la salud que atienden a pacientes con dolor conozca lo que puede ofrecer esta nueva fisioterapia. Una fisioterapia que debe incorporar la práctica basada en la evidencia, el paradigma biopsicosocial, nuevos modelos de práctica clínica y nuevos paradigmas del dolor.

En nuestro ámbito profesional el dolor se sigue considerando desde una perspectiva “patoanatómica”, en la que ese dolor no es más que la traducción directa de una lesión de los tejidos. Eso ha llevado a que nuestra profesión aborde el dolor con una visión excesivamente mecanicista. Actualmente, tanto la formación de grado como de postgrado, está excesivamente orientada al aprendizaje de técnicas. Sin embargo, en el manejo del dolor es imprescindible que el fisioterapeuta intervenga como un clínico y no como un mero ejecutor de técnicas. Para ello, es necesario disponer de una base sólida de conocimientos actualizados, siendo imprescindible profundizar en la neurofisiología del dolor. Por tanto, en el abordaje del dolor crónico es imprescindible la transición de un modelo patoanatómico, centrado en los tejidos, a un modelo neurobiológico y biopsicosocial.

Desde principios de la década de los 90 algunos grupos de fisioterapeutas de todo el mundo comenzaron a interesarse en la investigación en el dolor. Esto comenzó a originar cambios significativos en el tratamiento de los pacientes con dolor crónico. Los fisioterapeutas ya no aceptaban el papel de aplicadores pasivos de tratamiento sino que participaban activamente en la investigación y publicación sobre el dolor y en la verificación de los límites de la posibilidades del tratamiento fisioterápico .

La “nueva fisioterapia” en el dolor crónico tiene como objetivos el tratamiento de la sensibilización central, así como el manejo de aquellos aspectos que perpetúan las conductas de dolor y discapacidad. Debemos intervenir en aspectos como las cogniciones y actitudes del paciente frente al dolor, las conductas de miedo-evitación, instaurar un programa que favorezca el reacondicionamiento físico y normalizar las respuestas corticales que consigan “resetear” el SNC y permitan, a su vez, un manejo independiente del dolor por parte del paciente.

En nuestro congreso se ha mostrado la emergencia de un auténtico movimiento neuropedagógico, en el que muchos de los ponentes de nuestro congreso están implicados.

Así que quiero agradeceros a todos, ponentes, público (presente en Alcalá o siguiéndonos desde sus casas vía Twitter) vuestro interés y el apoyo que nos estáis dando. Esa es la mejor motivación para seguir adelante.

Rafael Torres Cueco.

Presidente de SEFID.

 

Nota del editor: si queréis hablar con Rafael de este u otros temas, estará próximamente en Barcelona en el curso de Dolor Neuropático.

Hablamos con Jenny Moix: psicología, fisioterapia y nuestros pacientes con dolor

Como recordaréis los asistentes, y si no así os lo cuento, durante el congreso de hace unos días contamos con la presencia de Jenny Moix, en la mesa dedicada a la psicología y el dolor.

Jenny Moix es licenciada y doctora en psicología, profesora titular de la Universidad Autónoma de Barcelona, y autora de los libros: Cara a cara con tu dolor, Manual del dolor y Felicidad Flexible, así como de numerosos artículos científicos de psicología.  Jenny también es colaboradora habitual del País Semanal. En su web podéis encontrar más información.

Tras transmitirle la idea, accedió a colaborar en nuestro blog resolviendo algunas dudas, que a continuación os presento en algo así como una entrevista:

Yo (Carlos López Cubas): Durante la anamnesis que los fisioterapeutas hacemos a nuestros pacientes, saber detectar los factores de riesgo psicosocial (las llamadas banderas amarillas) se plantea como una tarea de especial importancia. Al detectar algunos de estos factores, muchas veces nos planteamos si la intervención de un psicólogo podría ser oportuna. ¿Cuando crees que es así?

Jenny Moix:  Siempre. Déjame que matice. Todos podemos crecer como personas, todas las vidas son mejorables y la psicología es una potente herramienta que nos puede ayudar. Los pacientes que sufren dolor crónico cuanto más sanos se encuentren psicológicamente, mejor podrán afrontarlo y eso les puede ayudar a disminuirlo o incluso eliminarlo. Como soy consciente de que mi respuesta es utópica, también te podría contestar que los fisioterapeutas derivarais el paciente al psicólogo cuando los índices de ansiedad y depresión fueran altos. Es lo que normalmente se aconseja ya que estas dos emociones (la ansiedad y la depresión) suelen incrementar el dolor. Sin embargo, yo no lo aconsejaría. No lo haría porque lo que nos hemos de preguntar no es ¿Quién necesita acudir al psicólogo? Sino ¿Quién se puede beneficiar de él? Me refiero a que está claro que cuando los sentimientos negativos son elevados es necesario tratamiento, pero si el paciente no lo siente así no hay nada que hacer. Creo que los pacientes que se pueden beneficiar más son los que creen que la terapia psicológica les puede ayudar. Quizás lo que deberíais hacer los fisioterapeutas es explicarles que su dolor incrementa las emociones negativas y que eso provoca un incremento a su vez del dolor y que las técnicas psicológicas se han mostrado efectivas para romper este círculo vicioso. Y después de esta explicación preguntarles si les gustaría aprender esas herramientas psicológicas para disminuir su dolor. Su respuesta sería la clave.

Los fisioterapeutas estamos aprovechando los últimos avances en la neurociencia relacionada con los mecanismos del dolor, para aplicar lo que podríamos llamar neuropedagogía en nuestros pacientes con dolor crónico. Es una intervención educativa , nos convertimos en profesores, aunque hay quien piensa que nos estamos metiendo en terreno de psicólogos ¿Qué opinas? 

Opino que tenéis que hacerlo y que decir que os estáis metiendo en nuestro terreno es una chorrada inmensa (aunque quizás algunos de mis colegas no compartan mi opinión). Los humanos lo hemos troceado todo: la mente por un lado, el cuerpo por el otro. Son divisiones arbitrarias pero nos hemos creído que son reales. Vamos diciendo que al paciente se lo tiene que tratar de forma integral, pues debemos hacerlo. Es como si yo como psicóloga a un paciente mío tuviera que reprimirme de aconsejarle algo que veo claro (porque lo he leído en mil manuales) que tiene que cambiar de su postura porque no es mi campo ¿De verdad tengo que callarme?. No seamos ridículos poniendo tantas fronteras y protegiendo tanto nuestro territorio.

¿Qué es y qué aporta la terapia cognitiva conductual al tratamiento del paciente con dolor?

La terapia cognitivo-conductual es una terapia paquete. Esto es, incluye diferentes técnicas. Las enumero para que te hagas una idea:

  • Introducción a la terapia cognitivo-conductual
  • Respiración y relajación
  • Manejo de la atención
  • Reestructuración cognitiva
  • Solución de problemas
  • Manejo de las emociones y asertividad
  • Valores y establecimiento de objetivos
  • Organización del tiempo y actividades reforzantes
  • Ejercicio físico, higiene postural y del sueño, y prevención de recaídas

Bien ¿Y para cerrar?

Me gustaría añadir dos comentarios: el primero es que si os gustan los temas de psicología, en el facebook de mi libro voy colgando cositas, así que os invito a haceros seguidores.

También os quería comentar que el otro día en el congreso de fisioterapia, uno de los ponentes dijo que la fisioterapia es un gigante dormido. Estoy totalmente de acuerdo. Así que: DESPERTAD.

Curso de Dolor Neuropático

Hoy vamos a hacer un poco de publicidad. Porque nos apetece, pero sobretodo porque si yo estuviera en Barcelona no me perdería estas jornadas sobre dolor neuropático los días 2 y 3 de marzo de 2012:

Esta I Jornada – Masterclasses en Dolor Neuropático de la Sociedad Española de Fisioterapia y Dolor tiene como objetivos: ofrecer una visión actualizada del dolor neuropático y presentar nuevas estrategias terapéuticas.

El dolor neuropático es uno de los más complejos que existen, tanto por su fisiopatología como por su tratamiento, evolucionando, en muchas ocasiones, a un dolor crónico cuyo abordaje terapéutico supone un considerable reto para el clínico. Cabe señalar que las revisiones sistemáticas sobre la efectividad del tratamiento del dolor neuropático muestran que, excluyendo los síndromes de atrapamiento claramente definidos, tan sólo se consigue un alivio de dolor de excelente a moderado en un tercio de los pacientes, independientemente de la patología subyacente. Las secuelas funcionales y en la calidad de vida de los pacientes que sufren dolor neuropático pueden ser devastadoras, conduciendo muchas veces a la pérdida de su actividad laboral. En estos últimos años la compresión de esta entidad ha experimentado un cambio significativo, sobre todo en cuanto a sus mecanismos fisiopatológicos, ampliándose las posibilidades de intervención terapéutica. El dolor neuropático determina cambios neuroplásticos complejos en el SNC. El tratamiento de los pacientes con dolor neuropático debe basarse, por tanto, en la compresión estos cambios neuroplásticos. Es necesario contar con clínicos expertos en el tratamiento del dolor crónico, capaces de instaurar un programa que favorezca la desensibilización periférica así como la normalización de las respuestas corticales asociadas al dolor neuropático.

El grupo docente lo componen: Carlos Barutell, Esther Udina, Xavier Navarro, Rafael Torres, Vicenç Punsola, Jordi Serra, Joaquim Casañas, Dolors Soler y Elia González Roch.

Si queréis saber más, tenéis toda la información aquí. La inscripción cuesta 120€ . Si eres socio de SEFID, sólo 90€.

¿Quieres publicar en edupain?

Ya comentamos en la última asamblea de SEFID nuestra intención de abrir el blog a todos los miembros, ya que precisamente edupain nace con la idea de difundir el conocimiento y el interés por el estudio y el tratamiento del dolor. Con esa idea en mente, os proponemos que nos enviéis vuestros artículos.

Estas serán las normas de publicación.

  • Los artículos se enviarán a sefidsocialmedia @ gmail . com (sin espacios)
  • Se deberá enviar una breve descripción del autor, en la que aparezca su nombre completo, dirección, centro de trabajo y una breve descripción de su actividad, que aparecerá al final del artículo.
  • El autor aportará, si lo considera necesario una fotografía descriptiva de su persona para la publicación junto al resto de datos personales.
  • Los artículos enviados para su publicación deberán tratar sobre dolor, su manejo, neurofisiología, impacto social…
  • Los artículos deberán tener un máximo de 500 palabras
  • En todos los artículos deberá referenciarse al menos un artículo de investigación, que deberá aparecer citado
  • En caso de que se quiera acompañar el texto con una imagen, se deberá aportar la misma junto al texto en el mismo correo electrónico. La imagen deberá estar libre de derechos. La SEFID y Edupain no se hacen responsables de la autoría de las imágenes, siendo únicamente el autor del texto el responsable.
  • Los artículos se publicarán todos los jueves
  • Los administradores del blog revisarán los artículos para compobrar que cumplen con las normas citadas anteriormente, en caso de que no lo hagan, los administradores comunicaran al autor por qué, vía correo electrónico, para su modificación.
  • Los administradores del blog se reservan el derecho de aceptar o no el artículo para su publicación. En caso negativo, se comunicará al autor via e-mail.
  • Debido a que los artículos se revisarán antes de su aceptación, y que sólo se publicará una vez a la semana, puede pasar un tiempo considerable entre el envío del artículo y su publicación en el blog.
  • Es condición indispensable para publicar en el blog pertenecer a la SEFID, no así para comentar los artículos.
  • Los artículos aparecerán publicados con el nombre de edupain. Sin embargo, a modo de firma, se incluirá la descripción que el autor del artículo nos envíe.
  • No se publicarán artículos con fines propagandísticos. Edupain sólo pretende ser una plataforma de intercambio de información, por lo que en ningún caso se aceptarán publicaciones con fines comerciales.
  • Los artículos publicados muestran las opiniones personales de sus autores. Edupain actúa como mero transmisor de las mismas, no haciendo responsable de éstas.

Suscríbete a edupain

Como algunos lectores nos han preguntado como pueden suscribirse a edupain para no perderse ninguna entrada, os dejamos un pequeño vídeo explicando como hacerlo.

 

Ya sabéis, podéis usar el gestor de feeds que queráis, o, en su lugar, el correo electrónico de toda la vida.

Primera impresión tras el congreso.

Esta no va a ser la típica entrada para resumir el II Congreso Internacional de Fisioterapia y Dolor, porque esa típica entrada requiere tiempo para reflexionar, recapitular, y resumir, y os aseguro que hay muchísimo sobre lo que reflexionar, recapitular y resumir. Mucho. Esa entrada tendrá que esperar unos días.

Tampoco vamos a dar las gracias a la organización, como se suele hacer al final de todos los congresos, porque es obvio que se logró algo grande con unos medios más bien modestos, y eso es todo mérito suyo.

Era broma ¡GRACIAS! No tengo la cifra exacta pero creo que reunimos entre 450 y 500 personas, fisio arriba, fisio abajo. Mucha gente, vamos.

Pero principalmente queremos daros las gracias a todos los asistentes. A los que llenasteis el patio de butacas haciendo que un servidor y diez personas más, tuvieran que buscar acomodo en el piso de arriba. A los que sufristeis las colas para recoger la documentación, tomar café o comer. A los socios y a los no socios. A los que aportasteis vuestro granito de arena con vuestros pósters. A los que nos parabais por el pasillo, con una sonrisa de oreja a oreja, para preguntarnos “Oye ¿Tú eres el de Edupain, no?”. A los que aplaudisteis sin parar a Ian Wilson, a Paul Watson, o a alguno de los ponentes nacionales. A los que os armasteis de paciencia antes y durante la ponencia en diferido de Herta Flor. A los que seguisteis las ponencias de #sefid12 desde toda España, o desde Chile, USA, etc. vía Twitter. A los que no os quejasteis del cambio de sede de última hora y a los que si. A los que, a pesar del frío, estuvisteis al pie del cañón durante todo el congreso…

Pero sobretodo, daros las gracias a todos los que, con vuestra presencia, hicisteis que nos diéramos cuenta de que no estamos solos en esto de intentar cambiar el tratamiento del dolor en nuestro país, y que, quizás la bola de nieve ya es más grande de lo que pensábamos.

En el momento de escribir estas líneas, al menos cuatro cinco conocidos blogs sanitarios ya han hablado del congreso, y nos tememos que el impacto mediático no va a quedar ahí, porque hemos recibido llamadas, correos, y alguna petición de información de medios más convencionales… Las cifras del hashtag #sefid12 van en esa línea.

Pero lo que más ilusión nos ha hecho es poder pasar unos días rodeados de gente con la cabeza tan bien amueblada. Eso no se paga con dinero.

Gracias a todos de nuevo. Esperamos seguir manteniendo el nivel y las expectativas.

 

Edito esta entrada para incluir el impresionante análisis estadístico del hashtag del congreso. Gracias a @draleiva por el enlace.

Es necesaria una nueva fisioterapia en el campo del dolor.

Tal vez los modelos en los que basamos nuestra práctica están quedando obsoletos. La excesiva atención en el tejido nos hace olvidar que el dolor crónico no anida ahí. Es hora de cambiar nuestra concepción del dolor.

Hay gente que está (o más bien estamos) convencida de ello, como Rafael Torres, presidente de la SEFID, y autor de esta presentación titulada “Dolor crónico y la nueva fisioterapia”, que pudimos ver en el I Congreso Internacional de Investigación en Fisioterapia, el pasado 12 de Noviembre de 2011 en Sevilla, de la mano del Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía.

Esperamos que os guste, y sobretodo, que os sirva (son 45 minutos de información bastante condensada, no tiene desperdicio).

Las imágenes son propiedad del Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía, como parte de la cobertura del evento, cuyo resumen podéis ver aquí (y de paso, conocer a unos cuantos de nuestros lectores habituales).